Cordones de miseria arropan Santiago

477

Santiago. Los cordones de miseria con la improvisación de barrios marginales, levantados en zonas vulnerables, contrastan con el crecimiento y desarrollo que experimenta Santiago de los Caballeros.

El crecimiento vertiginoso de personas que emigran desde otros pueblos hacia este municipio, por ser Santiago el centro comercial de las catorce provincias de la región Norte, ha permitido que en poco tiempo 23 mil familias malvivan en condiciones precarias en cañadas, ríos y arroyos.

Los ríos Jacagua, el arroyo de Gurabo, Los Salados, Pastor, Arroyo Hondo, Nibaje, Arroyo Piedra, Pontezuela y Guazumal, junto a las cañadas Vuelta Larga, Pekín y Radio Centro, tienen la mayor concentración de personas que viven en total marginalidad.

Contraste con la ciudad

Con el levantamiento del Parque Central, los que habitan el Hoyo de Bartola y el barrio Los Santos pensaron que se iniciaría un plan de desalojo y construcción de proyectos habitacionales como ha hecho el gobierno en distintos puntos del Distrito Nacional y el Gran Santo Domingo.

Por el contrario, la situación ha empeorado, pues ahora quedaron afectados por la construcción de un muro y el desagüe va a parar a las viviendas. Rafael García Lantigua desafía el peligro al continuar habitando una casa a punto de colapsar por los constantes deslizamientos de tierra y la crecida del Arroyo de Gurabo a su paso por el Hoyo de Bartola y barrio Los Santos.

“Ya he visto morir personas que han quedado sepultadas, por lo menos diez casas se han caído por esta zona. Una vez llegó aquí el entonces vicepresidente Rafael Alburquerque, vino Serulle y el senador. En la actualidad, ha acudido a ver la situación la gobernadora Aura Toribio, pero seguimos en la misma condición”, expresa Rafael García Lantigua.

Pese a peligro, levantan edificios de apartamentos

La mayoría de las casas son levantadas con retazos de madera y pedazos de zinc. Otros invierten altas sumas de dinero y construyen hasta edificios, pese al peligro de ser levantadas en zonas vulnerables. En Radio Centro, cada vez son más las familias de dominicanos y de haitianos que ocupan la ribera de la cañada. Hasta a los bomberos se les dificulta penetrar en caso de incendios.