Los Prados

1023
Una mirada al pasado…

1. Fundación del sector
Las asociaciones de ahorros y préstamos fueron una de las iniciativas de la Alianza para el Progreso en el país, con el fin de crear asociaciones populares mutualistas que fomentaran el ahorro y se proporcionaran préstamos principalmente para la construcción de la primera y única vivienda de personas que calificaran para ello. Para ese propósito, se creó el Banco Nacional de la Vivienda, por medio de la Ley Orgánica No. 5894 de 1962. El primer proyecto de esta naturaleza lo constituyó el sector Los Prados, ubicado en el entonces kilómetro siete y medio de la Autopista Duarte. Años después, el 10 de enero de 1965, se inauguró la obra a un costo de RD$6,000.000, la cual ofrecía siete modelos de casas, a precios que oscilaban entre RD$ 9,200 y RD$10,120, de las cuales la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos, que fue la primera de esta naturaleza instaurada en el país, financiaba el 85%, pagadero en un plazo de hasta 20 años. Dichos préstamos tendrían seguros de vida, incendio y terremoto. En esta foto del 13 de agosto de 1964 se observa una vista de los trabajos de acondicionamiento del terreno y replanteo de las casas modelos que realizó la compañía COINFO.

2. Primeras casas

Este sector estaba caracterizado por tener sus calles anchas y sus viviendas individuales y con el mismo estilo, edificadas con un modelo norteamericano de esa época. En ese entonces, el único acceso al proyecto era a través de la Autopista Duarte, ya que la calle F no existía y la Núñez de Cáceres era una trocha que salía a la mencionada autopista. En 1965 se inauguraron las primeras casas alrededor de la antigua calle Primera, hoy Félix Mota. Las viviendas no podían sobrepasar los dos niveles y debían respetarse los linderos. A medida que se poblaba el sector, iban surgiendo negocios como farmacias, colmados, supermercados, heladerías, ferreterías, peluquerías, etc. La imagen que acompaña esta nota corresponde al 22 de marzo de 1980, en la que se puede ver el tipo de construcción que había en ese tiempo; casas individuales con patio y jardín.

3. Crecimiento desordenado

Lo que una vez eran solo casas, ahora es uno de los sectores comerciales más cotizados del Distrito Nacional. La proliferación de negocios, en las mismas calles de 1965, es el gran contribuidor del desorden en las construcciones y de la intensificación del tránsito vehicular, lo que hace prácticamente imposible de asegurar la tranquilidad con que el sector fue concebido. Como ejemplo, se tiene a la avenida Charles Sumner, la cual es una de las arterias más importantes y caóticas, donde se mezclan negocios de importancia, como Pricesmart, con su extenso estacionamiento, con pequeñas tiendas y negocios de todo tipo, que utilizan las aceras para la exhibición de sus productos y las calles para el aparcamiento, que se produce en ambas direcciones, a veces en paralelo, lo que hace que el tránsito sufra todos los días congestionamientos de importancia. Una solución sería crear una legislación que obligue a cumplir con las reglamentaciones municipales para evitar este tipo de situación que se está multiplicando en todo el país. En la foto que mostramos podemos observar el panorama de la intersección con la Nicolás Ureña de Mendoza, con una estación gasolinera el 11 de julio de 1979 y la misma esquina en el 2018.

4. íconos de Los Prados
Esta urbanización cuenta con varias entidades religiosas, sociales y culturales, las que al ser mencionadas , se relacionan automáticamente con el sector. Algunas de ellas son el colegio Nuestra Señora del Sagrado Corazón (CONSA), fundado por el cardenal Octavio Antonio Beras, que por tener una enseñanza de calidad, logró pasar de una institución que funcionaba bajo un árbol, a convertirse en una edificación de varios pisos. También podemos mencionar al Club Los Prados, un lugar de recreación para toda la familia, creado por la visión de los hermanos Vinicio y Alexis Camilo, Eulalio Flores y Fidelina Pimentel, entre otras, con el objetivo de que los moradores pudieran contar con un centro de esparcimiento social y cultural.