La sangre

La Unión Europea decidió endurecer las sanciones a Venezuela y directamente a sus autoridades, incluido el presidente Nicolás Maduro. Estados Unidos avanza en su política de ahogamiento económico, con bloqueo a la comercialización del petróleo venezolano. La oposición también juega en esa dirección confiada en que la presión internacional provocará la caída del gobierno. Las estupideces de los gobernantes igual contribuyen a un ambiente de deterioro de la situación. Nada se descarta. La violencia podría incluso alcanzar a quienes detentan el poder. Al presidente Maduro ya Rex Tillerson, el secretario de Estado de Estados Unidos, le sugirió que se refugie en Cuba. El diálogo de aquí fue claramente tumbado. La sangre puede correr de nuevo.