El estilo “vintage” sigue

La decoración vintage es una de las tendencias que más popularidad ha adquirido en los últimos años.
Esta corriente decorativa destaca por su elegancia, clasicismo y su toque de romanticismo en los detalles, sobre todo en el mobiliario

El estilo vintage se ha extendido en los últimos años a todos los ámbitos del diseño y la moda, y también a la decoración. Inspirado en los años 30-40, es una propuesta elegante, de aire romántico, basado en diseños antiguos.

En el estilo vintage puro se utilizan piezas antiguas exclusivas y de alto nivel que se renuevan o se combinan con otras más modernas de corte clásico.

Es común confundir el estilo retro con el vintage, ya que los dos evocan tiempos pasados. Sin embargo, hay una diferencia muy importante: mientras lo vintage se compone de piezas originales, lo retro incluye muebles y accesorios que han sido fabricados hoy, pero con un diseño basado en tiempos anteriores. Por ejemplo, un refrigerador diseñado con el estilo de los años 50, pero fabricado en estos últimos años, es retro.

Con unos cuantos muebles antiguos y otros modernos que puedes reformar, podrás transformar la decoración de la casa y crear ese estilo vintage que admiras en las revistas de decoración.

Las piezas vintage podrás encontrarlas en tiendas de segunda mano por un buen precio. Adquirirás piezas únicas y también de una mejor calidad que los muebles que se ofrecen actualmente.

Si los muebles antiguos todavía no te convencen, estos pueden ser restaurados. Algunas piezas se pueden renovar  para que se vean originales.

Es común ver mesas, sillas o escritorios antiguos pintados de un color brillante, para crear una pieza focal en la decoración. Lo más importante es que encuentres algunas piezas que te llamen la atención y que hablen por sí mismas.

El estilo vintage brinda la oportunidad de reciclar y darles nueva vida a piezas heredadas o que tengan un significado especial. No importa tu estilo, puedes agregar algunos muebles o acentos vintage que sean importantes para ti, ya sean en su estado original o renovados para verse modernos.

Colores y materiales

Los tonos neutros son los más característicos de esta propuesta decorativa, por lo tanto, es indispensable tenerlos en cuenta a la hora de seleccionar muebles como los sofás o las butacas. En cuanto al color de las paredes, en función de la decoración, puedes optar por este tipo de tonos, y si quieres conseguir un espacio que aporte amplitud, anímate con el blanco puro.

Los materiales del estilo vintage son combinados: la madera y el metal como base, el hierro forjado en los detalles, y el mimbre natural en los complementos, entremezclados con fibras naturales y sintéticas. En ninguna habitación faltará una cortina estampada, una silla tapizada con motivos florales grandes, un sofá tapizado en algodón, y hasta una alfombra sintética.