Doce afluentes descargan en el Yaque

El Gobierno y organizaciones se han unido para salvar el Yaque del Norte.

Santiago. El deterioro del Yaque del Norte se ha venido documentando desde hace decenas de años, pero es ahora cuando mediante decreto 57-18 el Poder Ejecutivo declara de alta prioridad la rehabilitación, saneamiento, preservación y uso sostenible de la cuenca.

Doce afluentes contaminan el río Yaque del Norte a su paso por Santiago. Desde su nacimiento en la cuenca alta de Jarabacoa hasta la Línea Noroeste donde desemboca, se ve amenazado por otras fuentes que también lo contaminan.

En el caso de Jarabacoa, en varias ocasiones se ha planteado la construcción de plantas de tratamiento y saneamiento, pero la falta de recursos económicos lo ha impedido.

En su trayecto por Santiago, el vertido de aguas con desechos domésticos  que descargan desde los hogares van a parar a los diferentes afluentes que alimentan el Yaque lo que se convierte en el principal problema. Esta contaminación llega desde los ríos Jacagua, Gurabo, así como arroyo Dicayagua, Los Salados, Pastor, Arroyo Hondo, Nibaje, Arroyo Piedra, Pontezuela y Guazumal junto a las cañadas Vuelta Larga, Pekín y Altos de Rafey las aguas contaminadas van a parar al Yaque del Norte. En la Línea Noroeste, es la ocupación de los treinta metros por parte de propietarios de fincas y de ganaderos lo que más afecta.

Aunque por más de medio siglo, diversos sectores advierten sobre el languidecimiento del río más importante del país, es en el primer Plan Estratégico de Santiago del año 2002 que se señaló la inexistencia de un mecanismo integral de la gestión de la cuenca, y se apuntó como principal causa a la ausencia de un compromiso político de los gobiernos municipal y central para iniciar un programa de rescate y monitoreo de cuenca.

Además se quejaba de la falta de legislación para el manejo de cuencas hidrográficas y la ausencia de un marco institucional efectivo y permanente que geste su manejo. Dichas debilidades fueron nuevamente encontradas seis años después, durante el proceso de formulación del plan de ciudad PES 2010- 2020.

La comisión, entonces responsable del eje medioambiental para la formulación del PES 2020, liderada por el ingeniero Emilio Peralta Zouain, identificó no solo la persistencia de dichas debilidades en gestión de cuencas, sino también la necesidad de una solución vial para las ciudades principales, la construcción de plantas de tratamiento de aguas negras, la limpieza de los embalses, la caracterización actualizada y permanente de las cuencas y sub-cuencas urbanas, la canalización de los ríos, entre otras.

Para Juan Carlos Ortiz, del Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), el decreto 57-18 por medio del cual el Poder Ejecutivo declara de alta prioridad la rehabilitación, saneamiento, preservación y uso sostenible de la Cuenca del río Yaque del Norte llega en un momento oportuno, pero entiende requiere de alta eficiencia para su puesta en operación. En ese sentido, exhorta que todas las gestiones se realicen en coordinación interinstitucional y dentro de los plazos pautados, para que se logren resultados palpables y sostenibles.