Centro Cultural de las Telecomunicaciones

1119
La primera sala del Centro Cultural de las Telecomunicaciones presenta los inicios de la radio en nuestro país. Juan Tomás Valenzuela.
Este museo interactivo presenta la evolución de la comunicación en RD y el mundo a través de cuatro salas

El Centro Cultural de las Telecomunicaciones (CCT) Ing. Álvaro Nadal Pastor es un espacio que muestra la evolución de la comunicación a través de cuatro salas donde se exponen aparatos y herramientas utilizados desde la prehistoria, así como los dispositivos electrónicos que han marcado la tendencia en nuestra era.

Bajo la dirección del Instituto Nacional de las Telecomunicaciones (Indotel) y con un ambiente que ofrece al público una visión histórica y cultural de la evolución de la comunicación, este espacio está abierto desde el 18 de julio del 2011.

Este centro cuenta con áreas recreativas e instructivas, como un museo interactivo, un moderno auditorio con capacidad para 144 personas, salón educativo con una capacidad para 48 personas, mediateca, sala de exposiciones temporales, estudio de televisión y cabina de radio.

Desde el momento de ingresar al CCT por el área de lobby, los visitantes inician el aprendizaje, pues aparecen ilustraciones realizadas por el reconocido artista Cristian Martínez, alusivas a los inicios de la comunicación, y cómo esta llega a convertirse en todo lo que hoy conocemos.

De acuerdo con el coordinador del Centro, Basilio Belliard, se “procura educar a los visitantes permitiendo la interacción con gran parte de los materiales que se exponen, con lo que buscamos servir de ejemplo vivo de esa conversación entre el pasado y el futuro, y de cómo hemos cambiado en estos últimos años en términos de tecnología y en las formas de comunicarnos. Cada espacio del Centro está pensado para dejar una enseñanza, aquí se vive el conocimiento”.

El Centro Cultural de las Telecomunicaciones está dividido en cuatro espacios interactivos. Está la Sala 1, donde se puede conocer, a través de un túnel del tiempo muy didáctico, el desarrollo que lleva la comunicación desde que el hombre se comunicaba con señales de humo y arte rupestre, hasta la llegada de la electricidad cuando se le dio paso a la telecomunicación.

Esta sala envuelve al visitante en la historia de las telecomunicaciones con la llegada del primer teléfono al país, el teléfono de magneto, y su transición en la isla.

Esta exposición nos sumerge en una reflexión acerca de la comunicación contemporánea y el drástico paso hacia la infocomunicación.

De acuerdo con el coordinador del Centro, Basilio Belliard, en esta sala se puede interactuar además con los sonidos de distintos timbres de teléfonos, que revelan la historia y evolución de la telefonía en la República Dominicana.

El Centro presenta la evolución de la televisión en nuestro país.

Similares detalles también tiene la Sala 2, donde se puede disfrutar de un recorrido interactivo con piezas invaluables que nos muestran los avances de la telefonía en nuestro país, que nos relatan momentos históricos para la comunicación, como el surgimiento de la primera compañía dominicana de teléfonos, la primera llamada internacional, los primeros teléfonos inalámbricos y sus avances hasta nuestros días. Se presenta asimismo la labor de instalación de los cables submarinos, gracias a los cuales se intercomunica todo el planeta.

“Esta sala nos transporta a una era importante para el desarrollo de la comunicación, cuyo impacto podemos ver en nuestros días”, contó Belliard.

Entre tanto, en la Sala 3 se hace un recorrido por la historia de la radio y la televisión de nuestro país. Fotomontajes, exposición de objetos y quioscos interactivos permiten un viaje por el mundo de la radio y la televisión dominicana, conociendo quiénes fueron sus pioneros, los primeros equipos, instalaciones, usuarios y más. Todo esto gracias a una colección que atesoraba el Museo Lulio Moscoso, perteneciente a la Corporación Estatal de Radio y Televisión, y donada por esta institución al Centro Cultural.

Asimismo tiene un teatro inspirado en los años 50, que busca enriquecer los conocimientos de los visitantes con diferentes documentales, algunos de ellos realizados por el mismo Centro sobre temas culturales y sociales.

En la Sala 4, se puede apreciar un laboratorio de internet, colección de robots, así como juegos en pantallas de contacto y 3D, los cuales son exhibidos con la finalidad de que el público pueda interactuar con la tecnología actual.

Es una sala donde el visitante puede percibir el cambio que la tecnología trajo consigo para las telecomunicaciones. El origen y el desarrollo de las computadoras, los juegos electrónicos y la robótica, “exposiciones desarrolladas en un ambiente futurista, multisensorial e interactivo”, detalla Belliard.

El Centro Cultural cuenta asimismo con el Cine Auditorio Arturo Rodríguez, un espacio con capacidad para 144 personas y equipado con la tecnología más avanzada, utilizado para realizar diversas actividades.

Este lugar posee un sistema de sonido Dolby Digital, cámaras robóticas para la grabación de sus eventos, diseño acústico para presentaciones musicales, y presentaciones corporativas.

Además, para los estudiantes de Ciencias de la Comunicación el Centro ofrece un espacio para realizar prácticas de televisión, en un estudio profesional, que es también utilizado para grabaciones de programas, pilotos, sesiones fotográficas, spots publicitarios y demás.

Asimismo cuentan con un estudio de radio con un sistema Protool LE, servicios de transferencia y digitalización. Además, en ese mismo espacio el visitante puede encontrar una extensa audioteca de efectos y sonidos.

El coordinador Belliard subraya que “las exposiciones y actividades del Centro Cultural de las Telecomunicaciones, constituyen una fuente de educación sana y divertida para las nuevas generaciones del país”.

El recorrido por estas instalaciones es sin duda una invitación permanente a involucrar todos los sentidos en una experiencia única e inolvidable, que conjuga lo histórico de los museos y lo novedoso de la tecnología.

Buscan preservar memoria histórica

El coordinador Basilio Belliard ponderó el apoyo que le brindan al Centro diferentes instituciones, como el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (Mescyt), la Embajada de Taiwán, entre otras. Destacó asimismo la importancia de promover la preservación de estas memorias audiovisuales “que forman parte del patrimonio intangible de los pueblos”. “De ahí la importancia de que se preserve para las presentes y futuras generaciones”, agregó. Belliard expresó que el Centro está enfocado en mantener vivos esos pasos que se han dado en nuestro país hacia el desarrollo tecnológico. Reconoció que “aunque nuestro país no puede estar a la vanguardia todo el tiempo, a través de este lugar hemos querido marcar la diferencia para que las memorias históricas de las telecomunicaciones perduren por mucho tiempo”. Indicó que aunque todo el mundo tiene acceso a este espacio, su público objetivo son los niños y jóvenes, “ya que son los más innovadores, y quienes tienen el compromiso de aportar con sus nuevas ideas a crear verdaderos cambios en la tecnología”.

Importancia
El Centro busca que la parte más importante de nuestra historia como humanos: la comunicación, no se pierda con el tiempo”.

Propósito
“Estamos enfocados en colocarnos como un modelo a seguir en América Latina y El Caribe, ese es nuestro desafío inmediato”.

Visitas
Cada día llegan aproximadamente 300 personas, usualmente de escuelas y colegios, pero también de instituciones privadas”.