“Coolsculpting”, una nueva técnica para perder grasa

Antes de someterse al tratamiento es necesario, una evaluación médica.
Se define como un procedimiento no invasivo, que ayuda a bajar tallas sin necesidad de pasar por quirófano

Cada vez son más los recursos disponibles en el mercado de la medicina y la belleza para alcanzar la figura deseada. En este sentido, la tecnología está de nuestra parte y ofrece una extensa aparatología con el mismo fin: eliminar grasa y reducir medidas.
Y aunque el factor dieta es fundamental para lograr perder peso, muchas de estas ofertas nos seducen asegurando que podemos prescindir de ella.

Haciendo un recorrido por el repertorio tecnológico entre toda la aparatología que nos llega, citamos el Coolsculpting, “un equipo que aplica una técnica revolucionaria que consigue eliminar la grasa localizada mediante congelación, de forma segura, eficaz y duradera en el tiempo sin necesidad de hacer ejercicio ni dietas. La gran alternativa a la liposucción, sin necesidad de tiempo de recuperación, ni los riesgos que ella conlleva”, conforme lo explica la doctora Patria Ovalles, dermatóloga en cuyo centro, Dermix, se ofrece esta alternativa.

¿En qué consiste la técnica?

La técnica consiste en bajar la temperatura de la zona a tratar para cristalizar la grasa. Con este frío, las células grasas se destruyen y los macrófagos, células cuya función es limpiar, se comen la grasa y el cuerpo las va eliminando de manera natural mediante el sistema linfático, la orina y heces.

Una vez iniciado todo este proceso en el organismo, el resultado es la pérdida de centímetros de forma definitiva.
Es una técnica no invasiva, que consigue bajar tallas sin pasar por quirófano.

¿Qué tiempo dura cada sesión y cuántas sesiones se ecomiendan para obtener el objetivo?
El Coolsculpting se realiza con un aplicador de manera individual en cada depósito de grasa que se quiera trabajar, se deja 35 minutos, que es el tiempo suficiente para congelar o cristalizar los adipocitos, luego se retira, se da un pequeño masaje para romper esos cristales de la grasa que quedó congelada, y listo. Esto se repite en cada área a tratar.

Regularmente se realiza una sola sesión por área, en algunos casos una segunda aplicación es requerida, pero se hará después de evaluar el resultado final a los tres meses.

¿Cuándo comienzan a notarse los resultados?
El efecto de reducción se empieza a notar a las tres semanas y el resultado final a los tres meses.

¿En qué se diferencia de otros procedimientos que prometen eliminar grasa focalizada?
Es un procedimiento totalmente cerrado, externo, que no requiere preparación previa, ni anestesia. Es más bien un proceso cómodo, el paciente mientras lo realiza puede trabajar con su Tablet, ver la televisión o leer un libro.

Los resultados son reales, duraderos, ya más de 10 millones de áreas han sido tratadas a nivel mundial.

No necesita reposo, fajas ni cuidados especiales posteriores. La persona puede continuar con sus actividades normales de manera inmediata, sin riesgos y esa es su mayor ventaja.

¿Quiénes califican y quiénes no?
El Coolsculpting ha sido diseñado para eliminar grasa subcutánea localizada, que es la grasa que al tocar se puede pellizcar, hace pliegues.

Pacientes con grasa visceral, que es la grasa dura que al tocarla no puede pellizcarse, no son aptos para este tratamiento, por eso es necesaria la evaluación previa. No es un tratamiento para la obesidad.

El Coolsculpting ha desarrollado un tipo de manípulos 360º que permiten trabajar en personas que tienen pequeñas zonas de grasa y desean reducir algunos centímetros o que incluso son deportistas y tienen una silueta estilizada, pero tienen acumulaciones de grasa en zonas que son imposibles de eliminar, como ocurre muchas veces en los hombres y mujeres en el abdomen bajo y en los “chichos” de la parte baja lateral de la espalda.

Es la única técnica no quirúrgica aprobada por la FDA y la Comunidad Europea para estos fines.

¿Qué tiempo lleva en el mercado y de qué país procede?
Desde los años, 70 científicos observadores de USA se percataron de que en los niños que comían muchos helados se les hacían pequeños hoyuelos. Esta curiosidad llevó, en el año 2000, a que los doctores Dieter Manstein y R. Anderson, dos reconocidos científicos de la Universidad de Harvard, empezaran a trabajar esta teoría, demostrando que las células grasas son más vulnerables al enfriamiento que los tejidos adyacentes y, por tanto, a través de la criolipólisis era posible eliminar la grasa acumulada.

En 2009 salió el primer prototipo de equipo con esta finalidad y ha ido perfeccionándose hasta el Coolsculpting que existe en la actualidad, avalado por la FDA y con resultados comprobados en millones de pacientes.

Desde mediados del 2017 tenemos en Dermix la última versión del Coolsculpting, que se diferencia de las anteriores en que el enfriamiento se consigue más rápido. Antes era necesario masajear alrededor de una hora en cada área, como la papada.

¿Se puede adaptar a cada necesidad o tipo de paciente?
Cuando hacemos la evaluación del paciente se hace a nivel general, con un enfoque integral, para lograr una transformación total. Sin embargo, la persona puede decidir si quiere hacerla completa, por zonas o etapas, dependiendo de su necesidad.

¿Cuál es la diferencia entre reducción de grasa con Coolsculpting y la pérdida de peso?
El Coolsculpting no es un tratamiento para la obesidad, es un tratamiento para moldear o esculpir la figura, eliminando grasa localizada.

Así puede tratarse el abdomen, la espalda, los brazos, los muslos, mamas en los hombres, también la grasa localizada en las rodillas y papada.

¿Es importante acompañarlo de una alimentación sana para ver resultados? Es decir, ¿depende de la dieta?
El resultado del área específica tratada con Coolsculpting no necesita ninguna dieta especial.

Por supuesto, que con un estilo de vida saludable, alimentación balanceada y rutina de algún deporte o ejercicios los efectos finales y en conjunto serán espectaculares.

¿Luego de concluir un ciclo, qué tanto perduran los efectos?
Como los adipocitos desaparecen, los resultados son permanentes, siempre que se mantenga un estilo de vida saludable, se siga una alimentación equilibrada y se practique ejercicio de forma regular, por supuesto.

¿Cuándo se recomienda tomar otro ciclo?
Con cada aplicación se logra reducir entre un 20 a 25 % de grasa, en la mayoría de los casos una sola vez es suficiente. En ocasiones puede requerir una segunda aplicación, que se realizará pasados los tres meses, después de apreciar el resultado obtenido.

Costos y beneficios

El Coolsculpting es un procedimiento que no lleva riesgos de sangrado, dolor, anestesia, ni necesita tiempo de recuperación. Es una tecnología moderna avanzada cuyo costo es superado por las ventajas de sus beneficios.

Patria Ovalles, dermatóloga.

Saber
Una reciente publicación de la revista Glamour dice: “Es el tratamiento que Kim Kardashian utilizó para alisar su vientre tras dar a luz. Jennifer Aniston y Megan Fox son otras de las famosas que se suponen asiduas a esta técnica. Y seguro que la lista de celebrities que recurren a ella antes de una Alfombra Roja es muy larga, dado su efecto prácticamente inmediato y sus “nulos riesgos”.