Franklin Domínguez apuesta a la creación de salas municipales para fortalecer el teatro

918
Franklin Domínguez en una escena de “La tragedia de Río Verde”.

El dramaturgo y político dominicano Franklin Domínguez consideró que el teatro es la actividad artística “favorita de los dominicanos”. Sin embargo, entiende que es uno de los renglones que menos importancia recibe, en términos de destacarlo para atraer la atención del público.

Durante una conversación con elCaribe, el también dramaturgo dijo que en comparación con otras actividades, las artes, en sentido general, y en el teatro de manera específica, no predominan de igual forma en comparación con otras áreas como el deporte, ya que en el caso de las tablas, por ejemplo, esta “no puede pagar publicidad”.

Domínguez, quien es el realizador del primer largometraje dominicano, La silla, agregó que ha convertido en su lucha el que no se limite el movimiento cultural a la ciudad de Santo Domingo y a Santiago.

“He estado luchando para que el Gobierno obligue a la construcción de salas de teatro municipales; que en cada cabecera de provincia, por lo menos, haya un teatro municipal. De modo que así el teatro crece y se hace más asequible”, manifestó.

El también abogado resaltó que el hecho de que las salas de teatro en el país sean “tan limitadas”, y que, además, para pautar y reservar, en salas como las de el Palacio de Bellas Artes y el Teatro Nacional, hay que realizar la solicitud casi con un año de anticipación, lo cual no permite que las propuestas que se llevan a los escenarios duren mayor tiempo en cartelera.

“Las obras no duran más en exhibición porque tienen muchos compromisos las salas, siempre están comprometidas; creo que el gobierno debe obligar a la construcción de salas municipales y así, con una obra puedes recorrer todo el país en lugar de que duren, incluso, solo tres noches.

En ese sentido, dijo que piensa crear una campaña para motivar la creación de los teatros municipales, ya que además las grandes e importantes salas del país están ubicadas en zonas del centro, lejos de los municipios, y actualmente hay un exceso de grupos que buscan presentar sus proyectos y pocos escenarios que ofrezcan la oportunidad.

Domínguez, además, adelantó a este medio que pretende presentar una nueva obra en abril, llamada “¿Quién eres tú?, la cual trata sobre la reencarnación.

Ha escrito más de 80 guiones

Franklin Domínguez Hernández (1931) recuerda que cuando sólo tenía siete años, su mayor entretenimiento era cantar, actuar y bailar junto a sus hermanos en Santiago de los Caballeros, de donde es oriundo, y donde en aquel entonces no había escuela de teatro.

79 años después, Domínguez tiene escritas 85 obras, a las que suma cinco nuevas, escritas entre octubre y diciembre del 2017: Mi padre, ese desconocido; Sentimientos enfrentados, Una entrevista divertida con el diablo, Felicidad donde te escondes y ¿Quién eres tú? En toda su carpeta, ha incluido dramas, comedias, tragedias y sátiras políticas, entre otros géneros.

La pieza que lo lanzó como dramaturgo fue Espigas maduras, que trataba de un padre que tenía tiranizado a sus hijos, quienes se revelan y planean dar muerte a su progenitor. La pieza recorrió toda la República Dominicana.

Como actor, quien además fuera jefe de prensa en los gobiernos de Juan Bosch, José Rafael Molina Ureña, Francisco Caamaño, Héctor García Godoy y Antonio Guzmán, ha participado en más de 14 películas dominicanas, 15 italianas y una inglesa.

Acerca de La silla, su primera película y la primera en la historia cinematográfica dominicana, narró que inicialmente se llamó ¿Quiénes son mis jueces?, y que fue una obra teatral que escribió para recaudar dinero para el pasaje de jóvenes dominicanos exiliados en Puerto Rico por el régimen de Rafael Leonidas Trujillo, pero luego fue adaptada a la pantalla grande y protagonizada por Camilo Carrau.

El dramarturgo y actor Franklin Domínguez fue Presidente de Bellas Artes en cuatro ocasiones.

Dos estrenos en enero

Franklin Domínguez se prepara para su participación en la pantalla grande local este 2018 con dos estrenos, Pobres millonarios, de Roberto Ángel Salcedo y La Tragedia de Río Verde, dirigida por Miguel Vásquez.

“En Pobres millonarios tengo un papel pequeño, pero es el eje de la película. Mi personaje fallece y su herencia es peleada por toda la familia y una serie de mujeres con las que tiene hijos empiezan a aparecer y reclamar lo que les corresponde”, explicó.

Mientras que en la cinta de Vásquez interpreta al padre de una joven que se va a Francia a estudiar y cuando regresa se enamora de uno de los peloteros a cuya relación su padre se opone porque el joven es de color.

“Es un argumento muy interesante; uno de los mejores guiones que he leído y creo que va a ser una gran película, con un muy buen guion y fotografía magnífica. Particularmente mi personaje es muy formidable”, puntualizó.