Importancia de la inteligencia emocional en la vida de pareja

Las personas con inteligencia emocional no se dejan llevar fácilmente por estallidos de ira, ya que son capaces de controlar sus impulsos.

Las personas que son capaces de identificar y manejar sus emociones se relacionan mejor con los demás y llevan una vida de pareja estable

Aunque muchas personas han escuchado hablar sobre inteligencia emocional, a la fecha, aún hay quienes desconocen su importancia en la vida, carecen de ella o no trabajan para adquirirla.

Quien tiene esta capacidad, identifica, entiende y maneja las emociones correctamente, de un modo que le facilita las relaciones con los demás, la consecución de metas y objetivos.

Mientras que a las personas que les falta este tipo de inteligencia suelen desconocer sus propias emociones y, sobre todo, no saben manejarlas, llevándoles esto de manera continua a verse enfrascados en situaciones conflictivas con las demás personas, explica Heidy Camilo, terapeuta de pareja y sexóloga del Centro Vida y Familia.

Sostiene que al no tener conciencia sobre sus propias emociones no reconocen los sentimientos de los demás, ya que les falta empatía.

Un vivo caso de esto, es cuando en las relaciones de pareja se presenta un sinnúmero de problemáticas.Por ejemplo, “una pareja que inicia sin hijos se enfrenta primero a la adaptación de convivencia, entonces, cuando llegan los hijos muchos de los conflictos giran en torno al ajuste sobre la educación de ellos”. A esto también se suman, dice Camilo, los problemas conyugales: esa búsqueda de espacio individual y relacional.

Y es en la vida diaria donde se manifiesta la tenencia o no de inteligencia emocional de las parejas, y cuando uno de los miembros es incapaz de controlar la manifestación de sus emociones se puede agravar el conflicto, comenta Camilo.

Añade que no existen sentimientos positivos o negativos, lo que sí existe es la manifestación sana o insana de los mismos. Es imposible no sentir rabia o ira si el otro hace algo que consideró inadecuado, lo que sí puede evitar es ser maltratante o agresivo en la expresión de su queja sobre esa situación que le molestó.

Las personas con poco o ninguna capacidad empática no poseen inteligencia emocional “y parte de las demandas que encontramos en consulta es queja de que el otro no es ‘capaz de ponerse en mi lugar’, situación que se vive desde el dolor y el desgaste emocional, pues quien no es empático es incapaz de apoyar a la pareja ante una demanda emocional o necesidad por la que esté atravesando en ese momento”, detalla la especialista.

Para construir una relación de pareja eficiente, Camilo resalta que es esencial que, “nos conozcamos a nosotros mismos y reconozcamos, ¿cuáles son mis límites? ¿cuáles son mis inseguridades, mis miedos, mis necesidades?.”

Las personas inmaduras son las que más dificultades tienen para establecer un vínculo con su pareja, debido a que son individuos con muchas inseguridades, llenas de dudas, de celos, de aspectos no superados a nivel personal.

Camilo también indica que es esencial conocerse así mismo, porque es cuando se puede comprender también a la otra persona. Para mantener el vínculo es indispensable, por igual, saber aceptar al otro tal como es y evitar las descalificaciones. “Todos tenemos virtudes y defectos… limitaciones que hay que saber ver y aceptar”.
El amor es una gran aventura y debe ser vivida desde el respeto, la libertad y los límites, expresa la experta. Todo conflicto, toda diferencia, necesita de un buen diálogo desde donde comunicar ideas, emociones y sentimientos.

Siempre es importante verbalizar este complejo mundo interior en voz alta “yo siento que…” “yo pienso qué…” “me siento…” “Lo que me pasa es…” Hablar en primera persona para que la otra persona te entienda, pero escuchar también sus palabras, asegura Camilo.

Para conectar con la pareja, Camilo recomienda que también es necesario empezar por el autoconocimiento; ya que si sabemos identificar nuestras propias emociones (alegría, rabia, desilusión, miedo, ansiedad), incluso, qué situación las está generando, objetivamente, nos ayudará a ser capaces de reconocer las emociones de nuestros seres queridos.

Una relación debe ser un camino para que dos personas crezcan no solo como individuos, sino también como pareja. Es decir, es aceptar y respetar que el otro piense de forma diferente, que tiene sus propias necesidades y que va madurar tanto a nivel profesional como personal, puntualiza.

Para saber manejar las emociones

Las personas con una alta inteligencia emocional no necesariamente tienen menos emociones negativas, sino que cuando aparecen saben manejarlas mejor. Cuando identificas y entiendes mejor las emociones, eres capaz de saber emplearlas con los demás (empatía), logrando así tener más éxito en el trabajo y llevar una relación de pareja más satisfactoria. Para poder desarrollar la inteligencia emocional es necesario que empieces a reconocer aquello que te hace sentir triste, enojado o culpable en la relación de pareja; que identifiques los pensamientos, sentimientos y situaciones que te dan alegría y bienestar; ser capaz de decirle a tu pareja, de forma adecuada, lo que te gusta y te disgusta de ella; y ponerte en el lugar de ella y entender sus puntos de vista.