Espinal: “Sabía que este era mi chance”

La actuación ofensiva que ha mostrado Edwin Espinal en este torneo con las Águilas le valió un contrato con los Tigres de Detroit.

El inicialista narra las vicisitudes que pasó hasta ser uno de los principales pilares de las Águilas en esta campañaEl béisbol invernal dominicano cada año trae gratas sorpresas y una de ellas ha sido en lo valioso que se ha convertido Edwin Espinal para las Águilas Cibaeñas.

No solamente le ha brindado estabilidad defensiva en la inicial al conjunto cibaeño -que en anteriores campañas ha sido un dolor de cabeza-, también ha aportado a la ofensiva junto a sus compañeros Ronny Rodríguez, Zoilo Almonte y Juan Carlos Pérez.“Ha sido una bendición de Dios. No empecé jugando, pero sí sabía que en algún momento me iban a dar la oportunidad e iba a resolver”, expresó Espinal a elCaribe. “Seguiré haciendo el trabajo para que las Águilas sigan viendo que merezco el puesto de jugar todos los días”, agregó.

Cada temporada desde que fue adquirido en el sorteo de novatos en el 2014, Espinal esperaba paciente la oportunidad mientras se desarrollaba en las filas de los Piratasde Pittsburgh, equipo con el cual firmó en 2011. “Sabía que este era mi chance, así que desde el año pasado me fajé. Perdí peso en Estados Unidos, 30 libras.

Cuando uno está en sobrepeso, no gira igual, no hace swing igual. Fue uno de los puntos claves que tuve en Estados Unidos y ahora aquí”, enfatizó Espinal, quien viene de su mejor campaña ofensiva entre Doble y Triple A, con promedio de .294, 15 jonrones y 86 impulsadas en 130 partidos. Ahora, su nombre está colocado en el carril del galardón al Jugador Más Valioso en este torneo invernal y es que, con un promedio de .281 y 20 impulsadas en 29 partidos, no es para menos. “Le doy gracias a la gerencia y a Lino Rivera. Gracias a Dios empecé fuerte y seguiré trabajando para dar lo mejor de mí. Ser un aguilucho desde pequeño, es algo que no tiene precio”, afirmó Espinal.

Nativo de Esperanza, Valverde, Edwin salió a los trece años a Santiago con ese sueño que inunda cuándo presientes que llegarás a formar parte de un equipo de béisbol profesional. De la mano de Luis Polonia, un jugador insignia de las Águilas, se formó a través de su academia para firmar al profesionalismo. “Desde pequeño soñé con ser aguilucho. Luis Polonia estaba scouteando unos niños. Andaba con Nelson Silverio y Fernando Hernández y del grupo que había en ese entonces, sólo me llevo a mí.

Recuerdo a mi mamá llorando, preguntándome si me quería ir, le respondí que sí y luego de dos años y medio regresé con una firma”, expresó Edwin quien firmó por 150,000 dólares.

Sus padres al principio no estuvieron de acuerdo con lo que Edwin había elegido. Pero poco a poco fue enseñándoles que había nacido para jugar béisbol, y que lo asumiría como una manera de vida. “Desde pequeño trabajé en la finca de arroz de mi padre. Ahí aprendí muchas cosas, ser responsable con cada tarea. Al principio no querían que jugara. Tampoco culpo a mi mamá, quieren educar a uno, le cumplí, terminé mis estudios y también firmé”, agregó Espinal, hijo de Manuel Espinal y Juana Martínez.

Espinal atravesó muchas vicisitudes. Una de ellas fue perder el puesto de titular en la primera base de las Águilas la temporada pasada. También registró una baja actuación ofensiva, donde bateó .154 en los primeros 15 partidos. Este año, logró revertir todo eso y como premio a esa consistencia consiguió un contrato de liga menor con los Tigres de Detroit. “Me hicieron una invitación a los entrenamientos y están contando conmigo, están un poco necesitados en esa posición y estoy preparado para aportar”, agregó.