Santiago Rodríguez: Tierra de Músicos

José Rafael Orlando Reyes, lingüista, periodista y gestor cultural, nacido en Sabaneta de la provincia Santiago Rodríguez en 1963, se ha propuesto explicarle al país y al mundo el fenómeno musical de su región como partera de grandes artistas exponentes de los ritmos musicales que proyectan a República Dominicana como nación con identidad propia y muy bien caracterizada en su baile y folclor.Es como si el autor de Santiago Rodríguez: Tierra de Músicos, le dijera a los dominicanos y extranjeros embrujados con los temas de Manuela Josefa Cabrera, cuyo nombre artístico es “Fefita La Grande”, que ella es apenas una muestra de la gran riqueza musical de esa provincia de la Línea Noroeste que orgullosamente rinde tributo con su nombre al primer soldado de la Restauración Nacional tras la anexión a España perpetrada en 1861 por el traidor Pedro Santana.

Probablemente Santiago Rodríguez sea la provincia dominicana de mayor expresión musical en todas sus disciplinas, ya que no solo se destaca en el merengue típico sino que también entre sus hijos hay grandes músicos clásicos, solistas, arreglistas y formadores de generaciones como el maestro Juan Antonio Rosado Capellán, cuyo rostro ilustra la portada de la obra.

Son tantos los músicos presentes en el libro de Orlando Reyes que hasta su prologuista, la crítica y curadora de arte Lilian Carrasco, oriunda de la provincia, prefirió ponderar la grandeza de los habitantes de la patria chica y no detenerse en uno en particular, obediente a una expresión de Ítalo Calvino, escritor cubano de padres italianos, cuando manifestó: “la ciudad, para el que pasa sin entrar es una, y otra para el que está preso de ella y no sale; una es la ciudad a la que se llega la primera vez, otra la que se deja para no volver”.

Los hijos de Santiago Rodríguez han contagiado al mundo con sus acordes musicales, lo que de manera fehaciente demuestra Orlando en su libro, definitivamente justiciero y revelador.