Albergue Olímpico, un hotel para atletas

El Albergue Olímpico Dominicano (Alodom), inaugurado en junio de 2016, es un modelo de organización y control en donde cada detalle es tomado en cuenta. Ubicado en el Ensanche La Fe, esta instalación, que se estrenó con los pedalistas de la Vuelta Ciclística Independencia de febrero pasado, posee todo lo que un hotel cinco estrellas ofrece, menos televisión -aparato que no entra en la filosofía de concentración que amerita un atleta.

El Alodom fue puesto a funcionar en febrero pasado y desde entonces ha alojado a 2,431 deportistas bajo nivel de excelencia

El Albergue Olímpico Dominicano (Alodom), inaugurado en junio de 2016, es un modelo de organización y control en donde cada detalle es tomado en cuenta.

Ubicado en el Ensanche La Fe, esta instalación, que se estrenó con los pedalistas de la Vuelta Ciclística Independencia de febrero pasado, posee todo lo que un hotel cinco estrellas ofrece, menos televisión -aparato que no entra en la filosofía de concentración que amerita un atleta-, además de que paulatinamente se adicionan mejoras que la hacen aún más atractiva.

No hay dudas de que en sus primeros meses de funcionamiento ha pasado la prueba con notas sobresalientes. Eso puede apreciarse con tan solo entrar al lobby de esta obra ubicado en el edificio principal, donde se encuentran las 50 habitaciones para delegados, entrenadores y preparadores físicos.

Se nota de inmediato el completo orden y clara limpieza que persisten allí. Una alfombra gris en el centro del piso, climatización central en su punto, un par de juegos de muebles negros con sus mesas centrales de cristal, un reloj, plantas ornamentales y dos hermosos cuadros hacen pensar que ciertamente se ha llegado a un hotel. El trato de las personas detrás del mostrador parece confirmar lo anterior.

Recorrer esa instalación es un deleite. Limpieza, higiene, orden, control y seguridad es lo que predomina en toda la planta física que brinda a sus usuarios internet inalámbrico. “Todos los departamentos que funcionan se manejan con organización”, dijo Caonabo Castro, director de operaciones del Alodom, un arquitecto que parece tener todo en control. “Todos los procesos de operaciones en cualquier área están escritos, cada departamento tiene su organigrama bien definido”.

En lo poco que tiene activo, unos 2,431 atletas se han albergado allí. La mayor cantidad de huéspedes al mismo tiempo fueron los 367 atletas de los Juegos Salesianos de julio pasado. El Alodom tiene capacidad para 503 personas.

Caso especial

Resalta el hecho de que deportistas de otras naciones utilizan esta instalación como base de entrenamiento con miras a eventos fuera de República Dominicana.

El equipo de voleibol femenino de Italia pernotó por tres semanas y la escuadra nacional de balonmano de Puerto Rico también se ha alojado en dos ocasiones sin tener compromisos en el país.
Estos son dos de los más recientes casos de esa naturaleza, algo que habla bien del nivel de excelencia que brinda el Alodom. Los deportistas cuentan con otras 53 habitaciones con camas y camarotes con capacidad para cuatro y seis huéspedes y además cuatro aposentos para equipo con capacidad para 24 personas cada uno. El Alodom tiene lavandería industrial, que es donde se lavan sus propios artículos, y un cuarto de lavado para la ropa de los atletas con 20 lavadoras y 20 secadoras.

Toda el agua que se consume allí es apta para el consumo humano gracias a su planta de tratamiento del preciado líquido.
Su cocina es industrial y exhibe una limpieza meridiana. Justo al lado está el comedor, que está adornado con fotos de atletas criollos. Una capilla se encuentra en la misma zona.

Hay dispensario médico con sicólogo incluido, además de un polideportivo, una pista de 120 metros y una piscina de 25 metros que pronto entrará en vigencia.

Pero la joya de la corona no es la televisión que se encuentra en la sala de videojuegos, es una hortaliza con una enorme lista de alimentos.

Se observan siembras de berenjena, molondrón, chinola, batata, romero, yuca, auyama, guineo, tomate, maíz y cilantrico. El proyecto es generar al menos el 28% de los alimentos que se consumen allí.