Cómo cuidar las herramientas de maquillaje

Guarda las brochas en un estuche cerrado y con un tamaño que no deforme su estructura.

Para conservar los utensilios de maquillaje en buenas condiciones durante mucho tiempo es necesario cumplir unas mínimas normas de higiene, lo que ayudará también a conservar tu piel sana.

En el proceso de maquillaje entra en juego una infinidad de herramientas y productos de maquillaje profesional, una serie de útiles y materiales que, por diversos motivos, pueden no encontrarse en las condiciones necesarias y ser la causa de infecciones.

Es por ello que el cuidado y el mantenimiento del equipo de maquillaje se convierten en un aspecto fundamental. Para ello es importante conocer las normas de seguridad e higiene recomendadas, con el objetivo de asegurar un proceso de maquillaje en las mejores condiciones y con los mejores resultados.

Las malas condiciones del equipo de trabajo pueden derivar en infecciones y riesgos como inflamación, dolor, enrojecimiento y calor. Generalmente, la zona infectada, si es externa, aparece más hinchada, sensible, enrojecida y algo más caliente que los tejidos de su alrededor, e incluso, en algunos casos puede aparecer pus.

Tan importante como usar buenos productos a la hora de maquillarse, lo es utilizar las brochas adecuadas para conseguir los mejores resultados. Sin embargo, de nada sirve tener las mejores brochas del mercado si no las mantenemos en buenas condiciones y las limpiamos con la frecuencia necesaria.

Cuidados específicos

Para dar una correcta limpieza a nuestras brochas y pinceles, lo primero que debemos hacer es aprender sobre los distintos usos que les damos a estas herramientas de nuestro neceser. Cuando las utilicemos únicamente con productos en polvo, como coloretes, sombras de ojos o polvos compactos, la suciedad acumulada es mucho más fácil de eliminar, por lo que bastará con utilizar un jabón hidratante o un champú común que no tenga acondicionadores para no apelmazar el pelo del pincel.

Sin embargo, las brochas y pinceles que utilizamos para los productos en crema o fluidos, como el corrector o la base de maquillaje, deben tener una limpieza específica, ya que estos productos contienen más aceite, y por lo tanto son más difíciles de limpiar con los métodos anteriores. Para eliminarlos por completo tendremos que utilizar aceite de oliva (es un desmaquillante natural muy efectivo) y luego darles un lavado de champú o jabón para quitar los restos de aceite, o bien utilizar lavavajillas, que elimina la grasa de manera rápida y efectiva, y las brochas quedarán desinfectadas.

¿Cada cuánto tiempo debes lavarlas?

Si utilizas tus herramientas todos los días, lo ideal es lavarlas una vez a la semana; si las usas sólo los fines de semana, es aconsejable que lo hagas cada 15 días. Los pinceles que hayas usado para delinearte con gel o para pintarte los labios, lo ideal es que los limpies con un algodón impregnado de desmaquillante cada vez que los uses.