Insólito pero real

Continúa la investigación de la Procuraduría sobre la fuga y desaparición del condenado “Quirinito” y a medida que pasen los días es probable que se destapen más detalles sobre el insólito y escandaloso caso. Al momento en que escribo esta nota eran ya seis los funcionarios judiciales y penitenciarios suspendidos con relación al mismo. Para la generalidad está claro lo que pasó: en el caso de un sicario al servicio del narcotráfico se cumplió el dicho de que “poderoso caballero es don dinero” y quedó al desnudo la venalidad de nuestro sistema judicial y penitenciario. Asumiendo que eso fue lo que pasó, una pregunta tonta es a cuánto ascendió la suma total desembolsada para montar todo ese tinglado. Ah, nuestro país.