Uso de juguetes eróticos o sexuales ha dejado de ser un tabú entre dominicanos

Yennys Sánchez, directora de operaciones Sexshop.com.do (izquierda),y la gerente de ventas Mirsy Moreta, junto a una invitada en la celebración de 10mo aniversario
Yennys Sánchez, directora de operaciones Sexshop.com.do (izquierda),y la gerente de ventas Mirsy Moreta, junto a una invitada en la celebración de 10mo aniversario

Es normal ver hombres y mujeres comprar “juguetitos” y sorpresas como estimulantes eróticos para sus esposas y parejas “para salir de la monotonía”

Santo Domingo.-Es evidente que el sexo y el uso de los juguetes eróticos o sexuales para el acto han ido dejando de ser un tabú entre los dominicanos, por lo que con el pasar de del tiempo, son más los sex-shop online  y tiendas físicas en nuestro país.

Estos centros se dedican a la comercialización de juguetes eróticos como  las famosas masturbadoras, lubricantes en sus diferentes opciones y con sabores, consoladores, vibradores, por mencionar algunos, los cuales son adquiridos por diferentes tipos de jóvenes y adultos de diversos géneros.

Además, preservativos, columpios, vibradores y estimulantes sexuales, son algunos de los artículos con más salida en este tipo de tiendas eróticas, que buscan completar el placer sexual. Sin embargo, los que mercadean este tipo de artículos entienden que jamás serán sustitutos del placer que se obtiene directo de una pareja, principalmente por el calor y el acercamiento de los cuerpos.

En Santo Domingo, uno de los más reconocidos por su servicio es “Sexshop.com.do”, que recientemente celebró 10 años en el mercado, en una amena actividad, encabezada por la directora de operaciones Yennys Sánchez y la gerente de ventas Mirsy Moreta, a la que asistieron amigos y clientes cercanos.

El encuentro estuvo decorado según la temática de la tienda, con su bizcocho diseñado con los elementos que allí se venden.

Los administradores de esta tienda en específico resaltan que es normal ver hombres y mujeres comprar “juguetitos” y sorpresas como estimulantes para sus esposas y parejas “para salir de la monotonía”, por lo que afirman en el país han ido desapareciendo algunos tabúes respecto a la sexualidad.