Las sardinas, una delicia nutritiva del mar

Puedes preparar las sardinas marinadas, al limón, en escabeche, ensaladas y locrios, entre otras opciones.

La sardina es un pescado azul, y uno de los alimentos que contiene más omega 3, proteínas y minerales. Entre los beneficios que aporta a la salud están los siguientes: su vitamina B6, un potente aliado para prevenir y combatir las dolencias cardíacas; la alta cantidad de vitamina B12, que puede beneficiar la salud de las mujeres que se encuentren en pleno período de gestación, o incluso a los bebés lactantes. Además, esta vitamina también beneficia a aquellas personas que sufren problemas estomacales.
Los nutriólogos aseguran que tienen un efecto antiinflamatorio debido a su contenido en grasas omega 3 y omega 6, proteínas que permiten combatir la inflamación como consecuencia de golpes, heridas o la provocada por patologías como la diabetes o la artritis reumatoides.

Este tipo de pescado también es rico en magnesio, lo que estimula el funcionamiento de los huesos y los músculos, al mismo tiempo que aporta energía al organismo.
Además, el selenio de las sardinas actúa como fotoprotector cutáneo y mejora los síntomas dermatológicos de la psoriasis y el eczema. Una vez más, el omega 3 otorga otro beneficio, en este caso favorece la regeneración celular y retrasa las consecuencias del paso del tiempo en la piel.

Entre los platos que se pueden preparar con este alimento están: locrios, paté, ensaladas, lasañas, sardinas marinadas, en escabeche, con guisantes, huevos o al limón, entre otras opciones.