¡Te guía!

Nada más desconcertante que saber que “no quieres lo que quieres”. Así hay tanta gente, intentando inútilmente avanzar entre contradicciones, con un norte copiado al carbón. Almas cansadas, alocadas, huyendo de sus sentimientos, resistiendo sus designios. No conozco nada más agotador que desconocerte íntimamente, ignorando tu realidad, no sincerándote, aceptando de una vez lo que “sabes que quieres” o creyendo no merecerlo. Tus estrujadas decisiones necesitan ser reconstruidas por la bondad Divina. Dios está disponible, pone el querer como el hacer por su buena voluntad. Es mejor estar en la densa profundidad con Dios que en la superficie sin Él. Pide su guianza… La oración trae el dedo de Dios a difuminar la sombra de tus confusiones y la niebla de tus distracciones.