¡Las Vegas y el gran boxeo!

De nuevo la ciudad de Las Vegas vuelve a ser noticia trascendente del boxeo. Sí, Las Vegas huele a boxeo porque de nuevo será escenario-en el moderno coliseo T-Mobile- de un combate que, seguro, será depura candela. Saúl-Canelo- Álvarez, de México, y Gennady Golovkin, el invicto peleador oriundo de Kazajistán, se alistan para su esperada pelea en la que estará en juego el cinturón mediano que tendrá el respaldo de la Asociación Mundial de Boxeo, Federación Internacional de Boxeo y Organización Mundial de Boxeo.

Aclaro que aunque el Consejo Mundial de Boxeo, que preside el mexicano Mauricio Sulaimán, también da el aval al combate, por ese organismo no habrá título en disputa. Sencillo: Canelo Álvarez ha declarado que “no le interesa ser campeón mundial mediano de ese organismo”. Tras muchos inconvenientes, debido a cancelaciones de vuelos ocasionados por la furia del huracán Irma, finalmente pude llegar ayer en la madrugada. Y tan pronto arribé aquí, a la ciudad que nunca duerme, hice los contactos de lugar para buscar informaciones sobre el pleito que todo el mundo espera.

Boxeo por doquier

El mismo T-Mobile, el pasado 26 de agosto, fue escenario de otro acontecimiento que envolvió a un boxeador y a un atleta de las artes marciales mixtas. Floyd Mayweather, el boxeador, y Conor McGregor, novato del boxeo, pero estelarísimo atleta de la UFC, concitaron la atención del mundo deportivo… ¡aunque su pleito fue, como lo bauticé, un show mediático.

Pero con ese show mediático Las Vegas estuvo en la mira de millones de deportistas y hasta de gente que no gusta del deporte. Pero ahora, en la pelea Canelo Álvarez-Golovkin, el interés es más alto. Aunque no deje el gran dinero que se recaudó en el show de Mayweather y McGregor, este pleito dejará un resultado que la historia del boxeo lo tendrá en un lugar de privilegio. Pero la gran pregunta: ¿Quién ganará este match? La respuesta la darán el sábado los propios protagonistas. Canelo Álvarez y Golovkin lucen “superbos” en el plano físico. Pero veremos cómo serán, en la práctica, cuando estén en el ring.