El Caribe espera al potente huracán José

Los vientos de Irma causaron daños menores a su paso por Cuba.

San Juan. La llegada del huracán José, de categoría 4, amenaza repetir la destrucción del ciclón Irma que causó esta semana la muerte de al menos 18 personas y arrasó las islas de Antigua y Barbuda, así como otras de las Antillas Menores.

Con la trayectoria actual, se espera que José llegue a Antigua y Barbuda en las próximas 20 horas.

José se cierne como un huracán de categoría cuatro, después de que sus vientos alcanzaran los 240 kilómetros por hora en aguas del Atlántico, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.

En un boletín especial, el CNH indicó que este ciclón, el tercero que se encuentra activo en estos momentos en el Atlántico, junto con Irma y Katia, es ya “extremadamente peligroso”.

Los meteorólogos estadounidenses señalan que José está a 700 kilómetros al norte de las Antillas Menores y se desplaza hacia al oeste-noroeste a 30 kilómetros por hora.

Se encuentra a 670 kilómetros al este-sureste de las islas más septentrionales de las Antillas Menores, hacia donde se dirige a 30 kilómetros por hora y llegaría este sábado.

La trayectoria de José apunta a que posteriormente este ciclón se dirigiría hacia aguas abiertas, donde iría perdiendo fuerza, aunque podría llegar a afectar a Bermudas la próxima semana ya como huracán de categoría 1 o 2.

El Gobierno de Antigua ha emitido una vigilancia de huracán para las islas de Antigua y Barbuda y otra, en este caso de tormenta, para las islas de Anguila, Montserrat, San Cristóbal y Nieves.
En tanto, el Gobierno de Holanda ha emitido una vigilancia de tormenta tropical para las islas de Saba y San Eustaquio, bajo su soberanía.

La Oficina de Gestión de Desastres de Antigua pidió a la población que esté atenta a los avisos y advertencias del gobierno y las agencias locales ya que se están llevando a cabo las primeras evacuaciones.

A su vez, algunos ciudadanos, aquellos que residen próximos al mar, han sido trasladados a algunos refugios provisionales y a otros se les ha solicitado que acudan a casas de familiares y amigos que residan en el interior. En declaraciones por teléfono, Martha Brather, una enfermera, de 40 años, de Antigua, dijo que “José ya no puede arrasar más, por el simple hecho de que tras el paso del huracán Irma aquí no queda nada”. “Parece que hubiera caído una bomba. No hay nada que esté en su estado original, ni una sola casa y no digo ya el agua y la luz, que brilla por su ausencia”, agregó. En los territorios entre Dominica y Anguila se esperan una media de acumulaciones de lluvia, causadas por el huracán José, de entre dos (5 centímetros) y seis pulgadas (15 centímetros).