El poder curativo del tamarindo

La pulpa del tamarindo se utiliza para preparar bebidas, guisos, postres, dulces y helados.

“El tamarindo me da un sueño”…, es una de las expresiones que se suelen escuchar cuando, por ejemplo, un dominicano consume esta fruta tropical. Muchos nutriólogos aseguran que el tamarindo tiene propiedades muy eficaces para tratar el insomnio y diversas enfermedades. Además, esta agridulce fruta posee acción depurativa, protege el hígado, alivia el dolor de cabeza, previene y mejora las hemorroides, problemas digestivos e infecciones de las vías urinarias, combate la gingivitis (hojas) y el estreñimiento. De igual forma, favorece el funcionamiento de la vesícula biliar, entre otros beneficios. En la pulpa del tamarindo es donde se encuentran la mayoría de las propiedades que combaten estas afecciones, entre ellas: fósforo, hierro, azufre, calcio, magnesio, ácido acético y ácido tartárico. También, tiene un alto contenido de vitaminas como la C, A y vitamina B3, así como fibra y aminoácidos.