Ministro y escritor uruguayo, Ruperto Long exhorta fomentar la investigación

Escritor y dirigente político uruguayo, Ruberto Long
Escritor y dirigente político uruguayo, Ruberto Long (Fuente externa)
En la presentación en el país de su más reciente novela “La niña que miraba los trenes partir”, el escritor y dirigente político uruguayo, Ruberto Long, exhortó este sábado a las nuevas generaciones a profundizar más en la investigación, porque entiende que este ejercicio desarrollara el intelecto y la creatividad.
El ex candidato presidencial y ex senador uruguayo habló en la Librería Cuesta, donde tuvo efecto el acto de circulación de su obra, y expresó que tanto la política como la literatura son dos formas de aproximarse a la vida de una comunidad, y agregó que “yo no mezclo las dos cosas, ni utilizo la literatura para tratar de enviar “un mensaje”.
El actual ministro del Tribunal de Cuentas de la República de Uruguay, indicó que “las historias que relato en mis novelas nos llevan a reflexionar, pero cada uno debe sacar sus propias conclusiones, ¿Quién soy yo para decirle al lector lo que debe pensar? La literatura es una forma de búsqueda de la verdad, no una forma de propaganda”.
El ministro Long estuvo acompañado en la mesa central del acto del embajador de Uruguay, Raúl Pollak y el vicepresidente de Librería Cuesta, Hans Kuehn, y contó con la asistencia de ejecutivos de Centro Cuesta Nacional (CCN), escritores, intelectuales, historiadores, lectores y clientes, y formó parte de la agenda que agotará el escritor uruguayo en su visita al país.
“La niña que miraba los trenes partir”, ganadora del premio Libro de Oro 2016, que es otorgado por la Cámara Uruguaya del Libro, fue el tema de un conversatorio y la firma de libros por el autor de esta novela histórica, Ruperto Long, durante una visita que realizó este sábado 12 de agosto a Librería Cuesta, en la avenida 27 de Febrero.
“La niña que miraba los trenes partir” es una novela producida por la casa editora Penguin Random House, cuya historia se desarrolla en los años cuarenta del siglo XX, en la cual Charlotte, una niña belga de ocho años desaparece de la Lieja ocupada por los nazis, dejando atrás su casa y su feliz infancia.
El autor demuestra la cruel realidad del fascismo y rescata historias de amor entre padres e hijos, hermanos, amantes, amigos, impregnadas de una empecinada defensa de la vida y la libertad del prójimo, con múltiples relatos de afectos que triunfan y perduran más allá de la barbarie.