true

Danilo enfrentó nuevo panorama en primer año

555
El presidente Medina ha enfrentado distintas situaciones, presentando bajas en su popularidad.

El presidente Danilo Medina en este primer año de su segundo mandato, ha tenido que afrontar distintos escenarios que no había visto antes en su gestión. Medina quien este miércoles 16 de agosto cumple su quinto año tras una reelección presidencial con más del 60% de los votos, no tuvo en su otro gobierno una oposición militante, ni una sociedad civil clamando justicia.

En el período anterior Medina dio la cara con éxito ante las situaciones que le generaron presión, pero ahora la cosa ha cambiado. Y es que mientras en el periodo presidencial 2012-2016 las críticas iban dirigidas al expresidente Leonel Fernández, el giro de 180 grados en la escena política ha convertido al mandatario en el blanco de ataques de la oposición y de las organizaciones de la sociedad civil. A esto hay que agregarle el tema de la corrupción y el fortalecimiento del Movimiento Verde como la pesadilla con la que ningún presidente quisiera lidiar.

Desde que fue proclamado como vencedor en la pasada contienda electoral no ha habido sosiego. Tras las elecciones el pasado 20 de mayo del 2016 la oposición política, conformada en el Bloque Opositor, inició presionando para que el Senado de la República escogiera integrantes de la Junta Central Electoral apartidistas, objetivo que el bloque logró al elegir a Julio César Castaños Guzmán como su presidente, así como Carmen Imbert Brugal y Roberto Saladín como miembros a los que no se les conoce afiliación política partidista.

Pero la conformación del Pleno de la Junta con dichas características no fue suficiente para los opositores que siguieron presionando para que el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) seleccionara los jueces de las Altas Cortes basado en sus capacidades y sin militancias partidistas.

Durante el proceso la oposición ganó cada batalla, las entrevistas a los aspirantes fueron televisadas, se reformó el reglamento del CNM y que los jueces fueran de carrera, tal como habían exigido.

Pese a que el Partido Revolucionario Moderno (PRM), el principal de la oposición, no calificó como un logro la selección de los nuevos jueces del Tribunal Superior Electoral (TSE) se anotaron un punto ya que ninguno de los magistrados repitió en esa Alta Corte.

Corrupción, Odebrecht y Marcha Verde

El tema de la Corrupción ha sido la constante en este mandato. El escándalo internacional de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht es tal vez el mayor dolor de cabeza del mandatario, ya que trajo consigo otros males que aún debe enfrentar: el surgimiento de la Marcha Verde y el sometimiento a la Justicia de funcionarios de su gobierno.

Hasta el momento, los sometidos del Comité Político del PLD son Temístocles Montás, el senador Julio César Valentín y Radhamés Segura y del Comité Central, el senador Tommy Galán y Víctor Díaz Rúa.

Para el sociólogo César Pérez la Marcha Verde es “la gran piedra en el zapato” de Medina que desde los últimos ocho meses se ha apropiado del escándalo Odebrecht.

“El Gobierno discurre en un proceso de alto cuestionamiento a nivel internacional, a nivel nacional y de un movimiento como jamás en la vida ha existido en la República Dominicana, de protestas contra la corrupción e impunidad que recae esa demanda contra el Gobierno”, reflexiona el sociólogo para elCaribe.

Entiende que las exigencias de los niveles de transparencia en el manejo de la cosa pública por parte del conglomerado verde, lejos de poder satisfacer “acentúa en gran medida la incapacidad de dar respuestas y la incapacidad del sistema de Justicia”.
José Carlos Nazario, estratega en comunicación, señala la corrupción como el principal reto para el mandatario. “Este gobierno ha atacado a través de las mejoras en Compras y Contrataciones, sin embargo, hace falta mucho más, eso es el resultado de más de 80% de gobiernos despóticos en nuestra historia y no se combate tan fácilmente”.

Otros casos de corrupción que han sacudido este año fue la venta de los terrenos de todo un barrio, donde la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (CORDE) vendió Los Tres Brazos por RD$80 millones. El escándalo llevó al mandatario a eliminar CORDE y a enviar al Ministerio Público para investigar la venta de dichos terrenos.

La corrupción en la venta de los terrenos del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) en San Pedro de Macorís acabó con la vida de tres personas también este año. El hecho salió a relucir cuando José Rodríguez mató dos locutores, Leo Martínez y Luis Manuel Medina y luego se suicidó. Más adelante se supo que éste había comprado terreros al CEA que fueron cedidos a otras personas.

El Poder Ejecutivo debió designar una comisión para investigar el hecho y enviar el caso al Ministerio Público.

Panorama político y el PLD

Para el estratega Nazario el Gobierno llega a su primer año habiendo enfrentado los embates de un gran conflicto político sin permitir que su gestión se vea afectada.

“Se han podido mantener los programas y proyectos, y logrado los consensos para importantes políticas”.

Nazario explicó que “generalmente, a la hora de un segundo mandato los gobiernos encuentran resistencia de los sectores de poder fáctico. Esto se debe a que las hegemonías intentan reducir el poder logrado en las elecciones, con el fin de defender intereses, eso se da tanto dentro como fuera de los partidos”, afirma. “En el caso, el presidente Medina y su equipo han sabido mantenerse sin detrimento del foco principal: cambiar hacia lo social, ampliar los servicios estatales sin descuidar el crecimiento económico”.

En ese mismo orden se expresa el politólogo Belarminio Ramírez, quien afirma que aunque con una baja en popularidad, el primer año termina con un nivel de aprobación satisfactorio para el Gobierno y el mandatario.

César Pérez entiende que además se han agudizado los problemas a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana y se avecina una”gran guerra a lo interno”. “Puede representar un problema porque algunos sectores desde ya han sacado a flote el tema de la reelección”.

El sociólogo considera que bajo este panorama, buscar una reelección presidencial sería una provocación impensable.

Danilo y las encuestas, ¿cómo va su popularidad?

Desde hace algunos meses no surgen nuevas encuestas que hablen de la aceptación o no del mandatario. Las últimas son de febrero de este año donde se muestra una baja en la aceptación del gobernante. La Gallup publicada el 7 de febrero señala que la aceptación del gobernante es de 52%, 12 puntos menos que en abril del 2016, cuando su popularidad era de 64%, según esa misma firma de investigación.

Otra encuestadora que habla de la baja es la Cid Latinoamericana que mide el nivel de aceptación de los presidentes de la región. En un estudio publicado el 3 de febrero de este año, esa firma señala que Medina está en el quinto puesto entre los presidentes latinoamericanos que fueron medidos con aceptación de 50%. En abril del 2013, un año después de la primera gestión de Medina, la encuestadora Mitofsky, que también mide la aceptación de los presidentes de América Latina, colocó el nivel de aceptación del gobernante en 89%. En el 2014, la encuesta Gallup publicó los resultados de un estudio el 21 de mayo, que decía que el nivel de aceptación del gobernante era de 89% sin importar la filiación política de los encuestados. En febrero de ese mismo año, esa firma le dio 87% de popularidad.

Opiniones

José Carlos Nazario
Estratega en comunicación
“La situación política interna de cara a las elecciones del 2020 puede convertirse en una distracción para quienes gobiernan. En ese sentido, el presidente Danilo Medina debe saber gerenciar los liderazgos emergentes para que su gobierno no se desgaste en disputas internas”.

César Pérez
Sociólogo
“El panorama general de este año ha sido de escándalos, desaciertos e incertidumbre de las posibilidades que tiene él de seguir gobernando. Este panorama lo ha manejado como siempre, con la política del silencio, pero él nunca había enfrentado cosas de esta naturaleza, esta vez le es difícil manejarse” .

Belarminio Ramírez
Politólogo
“Este primer año, a diferencia de los años del primer periodo, estuvo matizado por presión social, estimulada por el caso Odebrecht que impulsó a un porcentaje de la ciudadana crítica a que se movilizara a través del Movimiento Verde en demandas de transparencia y castigo judicial a los involucrados”.