Daniela: “Mi papá me crió tirándome una pelota”

Daniela Bautista practica el softbol desde que tenía 11 años.

Daniela Bautista disfrutaba desde pequeña ver a su padre jugar béisbol. En ocasiones visitaba los estadios donde su padre, el exjardinero Danny Bautista llegó a defender los jardines por 12 temporadas en las Grandes Ligas.

En esta ocasión, los papeles se han invertido. Ahora es su padre el que goza ver a la que era su principal fanática hoy convertida en toda una jugadora de softbol. “Desde pequeña lo que siempre veía era el béisbol”, recuerda Bautista. “Mi papá me crió tirándome una pelota por el piso y yo aparándola. Era divertido. Le fui tomando cariño al juego hasta que me decidí por el softbol, deporte que disfruto mucho. Es una pasión grande la que tengo por el softbol”, agrega.

Y es como reza el refrán que “hijo de gato caza ratón”. Es tanta la pasión que Daniela tiene por este deporte, que es una de las integrantes de la selección dominicana que participa en el Torneo Panamericano de Softbol que actualmente se celebra en el país. “El softbol lo vengo practicando desde que tenía 11 años. Desde ese entonces me concentré en jugar softbol y no lo cambio por ningún otro deporte. Gracias a mi papá por darme ese empujón de enseñarme, primero a jugar béisbol, aunque luego me decidí por el softbol”, expone la novel jugadora.

Sostiene que Danny le da constante seguimiento a su carrera, así como importantes consejos, no importa el tipo de juego que haya tenido en una jornada de acción. “Es un monitoreo constante que él tiene conmigo y me siento muy orgullosa por eso. Mi papá es una persona muy especial para mí y a quien respeto mucho. Él fue quien me enseñó todo lo que hasta el momento sé. Si me va mal siempre me está apoyando y si me va bien también. Siempre va a estar ahí conmigo”, manifiesta la dama, quien es la única hembra del matrimonio de Danny con Frandy de Los Santos, donde nacieron cuatro hijos.

Asimismo, aspira representar a la República Dominicana en los venideros Juegos Centroamericanos y del Caribe, a celebrarse en Colombia en 2018; en los Juegos Panamericanos de Perú de 2019, así como en los Juegos Olímpicos de Tokyo en 2020. “Soy de las personas que no me dejo caer. Soy de las que siempre siguen hacia adelante con un norte. No me canso subiendo una larga escalera. Lo mío es paso a paso”, apuntó.

Maneja a la perfección el deporte con los estudios

En la actualidad Daniela, quien reside en Fort Lauderdale, Florida, también es una apasionada de los estudios. Cursa la carrera de negocios, facetas, que a su juicio, ha sabido manejarlas sin problemas. “Es difícil jugar y estudiar. Pero para echar hacia adelante hay que hacerlo. Los estudios son muy importantes para mí. Acabo de finalizar mi primer año en la universidad”, dijo.