true

Los malos hábitos contribuyen a deteriorar la piel

174
Al igual que los hábitos saludables, los cosméticos para la piel ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro.

Los malos hábitos alimenticios, el abuso de bebidas alcohólicas y la exposición frecuente al sol contribuyen al envejecimiento prematuro de la piel.

Existen muchas personas que, a pesar de su joven edad, aparentan ser más adultas, esto sucede por varios factores: la toma del sol desmedida y sin protección, alimentación inadecuada, habitos tóxicos (fumar, tomar alcohol), trastornos del sueño (no descansar lo suficiente), la tristeza, la falta de ejercicio, la contaminación ambiental y la genética, explica la dermatóloga Marisa Vólquez, del Centro Médico Moderno.

Cambios de la piel

Entre los 20 y los 25, se pierde la llamada “grasa de bebé” en el rostro, y con ello, las facciones se definen más, dando una apariencia más madura. Al perder volumen, las líneas de expresión son más notorias, pero esto no se debe confundir con envejecimiento prematuro, ya que es un proceso normal.

Ahora bien, entre más seca y blanca es la piel, más notorias tienden a ser las líneas de expresión; no obstante, después de los 25, dependiendo de cómo cuidemos la piel se puede perder lozanía, la piel se puede ver marchita, y esto sí es envejecimiento prematuro. Lo mismo las arrugas muy marcadas.

“Los signos del envejecimiento comienzan aparecer alrededor de los 25 años, sin embargo hay pacientes que por el estilo de vida que han llevado muestran estos signos más temprano”, destaca la dermatóloga.

Vólquez añade que “el comenzar a trabajar a edad temprana (8 años), es una causa muy común de envejecimiento prematuro. Se puede evidenciar comparando dos pacientes de la misma edad, uno que haya iniciado a trabajar antes de los 15 años, y otro a la edad promedio de 25 años; el aceleramiento en el envejecimiento es sorprendente”.

Prevención

Según Vólquez, para evitar el envejecimiento prematuro es conveniente aplicarse filtro solar cada dos horas (todos los días), llevar una alimentación balanceada entre proteínas, carbohidratos y antioxidante, ejercitarse por lo menos cuatro veces a la semana, tener un pasatiempo, practicar actividades recreativas y poner atención a su salud mental.

Asimismo, dormir, debido a que las horas de sueño perdidas no se recuperan y se reflejan en tu piel.

El exceso de alcohol y tabaco es también uno de los detonantes del envejecimiento prematuro, pues estos hábitos negativos afectan nuestro cuerpo por dentro y por fuera, haciendo que la piel luzca opaca y sin vida.

Los abusos en la exposición solar no solo causan manchas en la piel, sino también grandes arrugas antes de tiempo. De allí, la importancia de elegir un buen factor de protección solar y cuidarte, sobre todo en el verano.