Los ríos más visitados para calmar el calor

En Barahona se encuentra el río Los Patos, muy conocido por ser uno de los más cortos de las Antillas. Edward Roustand.

En esta temporada estival muchas personas huyen de las calientes aguas de las playas y optan por los refrescantes ríos. Masipedro, Fula y Comate son de los preferidos

Las altas temperaturas afectan muchos países del mundo como a República Dominicana. Ante esta situación, muchos dominicanos prefieren visitar ríos por sus aguas frías como medida preventiva para contrarrestar la ola de calor.

Entre los ríos más visitados durante esta temporada de calor se encuentra Comate, Monte Plata. Según el Clúster Turístico de Monte Plata, el balneario de Comate está a tres kilómetros de Bayaguana, a 23 de Monte Plata, y aproximadamente a 53 de Santo Domingo. Es un río de gran caudal, de aguas frías y cristalinas que está compuesto por impresionantes charcos y chorreras de aguas entre rocas, y lo mejor, no está contamindo.

Además, constituye un lugar de sano esparcimiento, donde miles de bañistas acuden semanalmente con sus familias.

Mientras que el balneario del Camellón, mejor conocido como el del canal de Masipedro, está ubicado en la parte sur norte de Bonao, (provincia Monseñor Nouel), a cinco minutos de esta ciudad. Este río es de agua muy fría, razón por la cual muchas personas aprovechan mayormente en el verano para ir a darse su chapuzón y así combatir el calor.

Los Saltos de Jima se encuentran por el cruce de La Ceiba, Bonao, y rodeado por algunos kilómetros de un bosque pluvial, donde se esconden las límpidas aguas del río Jima, que nace en la Reserva Científica Las Neblinas y desemboca en la Presa de Rincón.

Esta área protegida, que fue declarada Monumento Natural en agosto del 2009, cuenta con doce cascadas y 10 posas aptas para el baño, conocidas como las Pozas de la Reina. En sus aguas cristalinas se pueden ver peces.

Asimismo, está el río Fula, una fuente de agua dulce que nace en la Cordillera Central.

Al igual que los ríos antes mencionados, este punto de encuentro de familias, es uno de los más conocidos en el país.

Otro de los más concurridos, en especial por capitaleños, son las aguas del río Masipedro de Bonao. Este balneario, afluente del Yuna, principal vena acuífera de la zona, es uno de los emblemas del municipio. De igual forma, es un atractivo turístico que tiene su importancia por su gran caudal y su belleza natural.

El Salto de Jimenoa es uno de los más grandes saltos de República Dominicana. Está ubicado dentro del municipio de Jarabacoa, y a unos pocos kilómetros de la ciudad de La Vega. El salto está constituido por una cascada de más de 40 metros de alto que se extiende en un lecho levantado por entre formaciones rocosas cubiertas de musgo y vegetación acuática. Sus aguas son muy frías.

A unos cuatro kilómetros de la playa San Rafael, en la provincia de Barahona, está el balneario Los Patos, el cual es muy concurrido por las familias dominicanas. Este río es uno de los más cortos de las Antillas, pues nace a pocos metros de la playa, donde desemboca su agua. En el balneario se pueden observar los peces que van y vienen, mientras el visitante disfruta de un fresco baño.

De igual modo están el río Soco y Ramón Santana en San Pedro de Macorís; en La Romana, Río Chavón y Dulce; En Bahoruco, Las Marías, y El Cachón; en Independencia, La Zurza, Las Damas y Las Barías. En Bonao, Los Quemaos y La confluencia de Blanco.
Asimismo, en María Trinidad Sánchez, Río San Juan; en Valverde, Mata, Mao Adentro, LaToma de Jicome y El Llano de Damajuana; en Sánchez Ramírez, Yuna. En Cotuí, El Muro de la Presa, Los Palitos, El Badén, Los Motores y Río Amina; en Santiago, Río Yaque del Norte, Río Gurabo, La Tinaja y Laguna Palo Amarillo.

Destinos
Bonao, San Pedro de Macorís y San Cristóbal son alguno de los destinos preferidos por los capitaleños cuando desean darse un chapuzón.