Consejos para ahorrar en la compra de los útiles escolares

Una buena recomendación es comprar al por mayor. Podrías hacer compras con amigas, así todas se benefician, pues los artículos saldrían más baratos.

La clave está en planificar los gastos, armar un presupuesto, aprovechar todas las ofertas posibles y rehusar todo lo que se pueda del año anterior

Un nuevo año escolar está por comenzar, y los padres deben comprar de nuevo todos los artículos que los hijos necesitarán (cuadernos, libretas, lápices, libros de texto, colores, sacapuntas, marcadores, hojas de papel…en fin), lo que supone un gran gasto fuerte; y muchos, al ofuscarse, terminan invirtiendo más de lo debido.

Además, los niños están cada vez más demandantes, por lo cual no se conforman con los clásicos accesorios. Solicitan artículos tecnológicos de última generación para hacer sus tareas y mantenerse “al día” y así poder competir con sus compañeros de curso. Y es que los niños en edad escolar tienden a dejarse llevar por la moda y las marcas caras, por lo que, en algunos casos, reclamarán la compra de productos de un mayor costo a sus padres. Es importante hablar con ellos sobre este tema, ya que existen productos de buena calidad a un menor precio. Sin embargo, si somos capaces de actuar con un poco de cabeza y ser previsores, podemos conseguir que esta compra no resulte tan devastadora para nuestros bolsillos.

¿Qué hacer para acortar el presupuesto? Ajustarse a un monto determinado y no superarlo permite organizarse mejor. Luego, hay que revisar todos los útiles escolares del año anterior y verificar cuáles de estos se pueden reutilizar. No es necesario que compres de nuevo tijeras, goma de pegar, sacapuntas, lápices, bolígrafos o creyones, incluso algunos cuadernos pueden tener suficientes hojas limpias para ser reutilizados. Estamos en una época en la que no podemos desperdiciar nada, y tenemos que sacarle provecho a todo, tomar ventaja de la posibilidad de reciclar, y de esta manera, asegurar que la lista de útiles por comprar sea mucho más pequeña.

Evalúa el estado de los materiales que compraste el año pasado, y busca recuperar aquellos artículos o accesorios que pueden ser aprovechados. En muchas ocasiones, los niños no llegan a estrenar un cuaderno o una caja de lápices. Lo más inteligente es guardar todo cuando termina el año escolar para evitar que el pequeño pueda darle un uso indebido durante las vacaciones; de este modo, al acercarse el nuevo año encontrarás algunas cosas que podrás utilizar.

Elabora una lista

Ahora que ya sabes qué es lo que tienes, toma la lista escolar que te dieron en el colegio y haz un nueva guía tachando lo que ya no necesitas comprar. Con el resto, comienza a pedir cotizaciones; muchas veces, un artículo está muy costoso en un establecimiento, y si caminas un poco más, lo encuentras más barato en otro lugar.

Una buena idea es utilizar el trueque como alternativa; sobre todo, para el caso de los libros de texto, pues casi siempre se usan los mismos todos los años, por lo que puedes organizar una pequeña reunión, parecida a un mercado de pulgas, en la que participen todos los padres de todos los grados y lleven los libros que no van a utilizar ya, y hagan un cambio entre ellos, la idea es ayudarse.

Al momento de comprar, hay que tener cuidado con los llamados “especiales”, pues buscar las mejores ofertas también podría conllevar a mayores gastos, si no se tiene claro qué se necesita comprar; pues, a veces, uno se deja llevar por los precios bajos, y terminamos comprando materiales y útiles absolutamente innecesarios.

Priorizar la calidad por encima de la marca de los producto es importante. Es cierto que una buena marca suele ser garantía de calidad; sin embargo, hay artículos de marcas menos conocidos que pueden ser igual de buenos. En cuanto a la mochila, que suelen ser costosas, resulta imprescindible la calidad, ya que el gasto amerita que su vida útil abarque todo el año.

Al realizar la compra de útiles escolares, otra buena práctica es recurrir a tiendas online, ya que poseen precios más bajos que las tiendas físicas, ofrecen una mayor variedad de productos, suelen tener disponibilidad durante todo el año y, además, la variedad en los métodos de pago suelen ayudarnos también a conseguir el fraccionamiento de los costos.

Otra ventaja de comprar online es que, al llegar a ciertos importes, los gastos de envío se compensan enormemente, y en algunas ocasiones, incluso, pueden salirnos gratis.

Usa las apps. Hay muchísimas aplicaciones que te ayudarán a ahorrar dinero en las tiendas , ya que automáticamente muestran lo que está en oferta.

Ojo con el calzado y el uniforme

Los tenis y zapatos, si todavía son de su medida, están cómodos, y además están en buen estado, lávalos y cámbiale los cordones, sobre todo a los tenis, lucirán como nuevos. Si compras zapatos y tenis escolares, no se los compres justos, con medio número más es seguro que le durarán. Si bien, muchos colegios tienen su propio uniforme, en muchos los pantalones son los mismos. Seguro los encontrarás a buen precio en cualquier tienda. Es una manera de reducir el gasto del inicio de año escolar.

El ultimo consejo es emprender la tarea con tiempo y no esperar hasta último momento para comprar los útiles, porque de este modo, se hace difícil encontrar buenos precios; y por otro lado, se previenen posibles aumentos. Si no es posible comprar con debida anticipación, espera entonces los descuentos que ofrecen algunos bancos o tarjetas de crédito cuando se acerca el inicio de las clase.

También es opción válida equipar a los niños solo con lo indispensable para las primeras semanas de clases. Para mediados de septiembre, muchas tiendas ofrecerán grandes descuentos en los útiles restantes. Es común ver que los precios bajen hasta 50 por ciento.