Acción Dominicana Independiente – 7

12

Como consecuencia de las quejas de la Acción Dominicana Independiente de la supuesta inactividad del Triunvirato, éste se vio precisado a publicar el 25 de octubre de 1963 un comunicado en el que hablaba de sus labores en los primeros 30 días de su gobierno. El comunicado se iniciaba diciendo que “a pesar de la ola de subversión que se ha estado registrando en el país, propiciada por sectores de la extrema izquierda, con el propósito exclusivo de obstaculizar el funcionamiento del nuevo gobierno, en los treinta días de la deposición de Juan Bosch, el Triunvirato ha realizado una importante labor que comprende una serie de disposiciones positivas en beneficio del pueblo dominicano”. No dice que la inacción había sido proclamada por la ADI.

Entre estas realizaciones señala, en primer término, “evitar la entrega de la Patria en manos reñidas con el profundo fervor católico, al prohibir la organización, existencia y actividades de los partidos comunistas en el país”.

Informa que tan pronto asumieron el poder, “el Triunvirato dictó un decreto mediante el cual quedaron confirmados todos los funcionarios y empleados de la administración pública (no municipales), medida que confirmó los deseos del nuevo régimen de evitar desasosiegos e intranquilidad entre los servidores públicos”.

Una medida económica de gran importancia fue derogar el artículo 4 de la Ley 23 del 10 de mayo de 1963, por medio del cual se fijaban precios topes para el azúcar y las mieles vendidas en el extranjero.

Simultáneamente se dictó la ley mediante la cual el Estado se comprometió a ofrecer adecuada protección impositiva a las industrias existentes y a las que se establecieran, ley que estuvo largamente esperada durante el régimen de Bosch. Junto a esta Ley, el Triunvirato ofreció amplias garantías para la libre empresa. También anunció la concesión de créditos para el establecimiento de nuevas industrias. Insistiendo, informó que estaba trabajando en facilidades para el establecimiento de nuevas industrias que contribuyeran a fortalecer la economía, para lo cual se creó un departamento para promover las investigaciones industriales y conceder los créditos necesarios para las nuevas plantas.

Así es como ya en la prensa comenzaron a publicarse las listas de las fábricas que podrían establecerse en el país, así como el ofrecimiento de los créditos necesarios. Atendiendo a los reclamos de los trabajadores, “el Triunvirato acordó entregar un mes y medio de bonificación a los hombres que laboran en el sector industrial”. Es evidente que el Triunvirato quería congraciarse con los industriales, quienes estaban molestos con Bosch desde el inicio de su gobierno.

La Presidencia hizo recomendaciones a los organismos oficiales, empresas autónomas e intervenidas, para la celebración de contratos, igualas y trabajos a los obreros. Esto se relacionaba, según el Triunvirato, con la situación de inconformidad en que se hallaban los obreros azucareros, quienes habían estado solicitando al anterior régimen la entrega de bonificaciones que les había sido prometida.

El 12 de octubre, el Triunvirato “anunció al pueblo dominicano la celebración, para el 12 de diciembre de 1964, de elecciones para seleccionar los miembros de una Asamblea Constituyente”. En rápida sucesión, le seguirían comicios para funcionarios municipales y congresuales, como “paso previo para elegir presidente y vicepresidente de la República y devolver la constitucionalidad al país”.

A pesar “del clima de subversión”, el Triunvirato ha mantenido “la libertad de expresión” a través de la prensa escrita y radial.

El Triunvirato dio su respaldo a la celebración del Campeonato Nacional de Béisbol, que ya había sido inaugurado.

Asimismo, solicitó a las Naciones Unidas ayuda técnica para mejorar la suerte de los campesinos. Además, tan pronto tomó posesión del cargo, inició estudios para rebajar los precios de aquellos artículos esenciales a la vida, tales como alimentos, ropas, etc., y para conceder pequeños préstamos por valor de un millón de pesos, con el fin de recuperar la economía nacional y ofrecer ayuda oficial para la creación de nuevas fuentes de trabajo. Con el fin de ofrecer oportunidad de trabajo a miles de hombres desempleados, “el Ayuntamiento del Distrito inició un plan de obras en la ciudad y sus cercanías por un valor de cientos de miles de pesos”. También dispuso para que las clases más pobres puedan “disfrutar de las comodidades modernas que brinda la electricidad”, para lo que designó una comisión de técnicos de la CDE para rebajar la tarifa del consumo doméstico e industrial. Asimismo, tenían planificado la instalación de nuevas plantas eléctricas. En adición, “inició el asentamiento de familias pobres residentes en los sectores rurales a través del Instituto Agrario Dominicano”. Otras de la medidas tomadas en favor de las personas desposeídas fue la de “construir viviendas, a través de la Secretaría de Propiedades Públicas a personas de escasos recursos y que se introdujeron en las residencias de la familia Trujillo”. En línea con esta última aseveración, el Triunvirato anunció una importante medida de grandes alcances sociales que consistió en la creación de una nueva entidad con el nombre de Instituto de Auxilios y Viviendas, cuya finalidad era realizar obras y servicios de mejoramiento social, con carácter no especulativo.

“Una de las medidas más populares del Triunvirato” fue la notable reducción del impuesto que gravaba las placas para los vehículos de motor.

De igual forma, anunció un plan para reducir los aranceles e impuestos de consumo a diversos artículos de primera necesidad, con el objetivo de reducir el costo de la vida y promover la creación de nuevas fábricas y, en sentido general
fortalecer la economía nacional.

“Una de las tareas más difíciles que ha enfrentado el Triunvirato”, continúa detallando el comunicado, fue la reparación de los cuantiosos daños a las comunicaciones, la agricultura, la ganadería y, en general a todas las actividades de una amplia zona del sur del país, por el ciclón Flora, el cual ocasionó daños en millones de pesos en pérdidas, por lo que “el Gobierno tuvo que hacer uso de todos sus recursos en hombres y maquinarias para reparar a la mayor brevedad posible extensos tramos de carreteras destruidos por las aguas, construir puentes que fueron arrasados y desviar ríos y arroyos que se desbordaron”. En adición a esta labor, expresa el espacio pagado, “se unirá el trabajo de asistencia social secundaria consistente en ofrecer ayuda a los miles de damnificados, tales como la construcción de viviendas para aquellos que perdieron sus hogares” y están trabajando en un “plan para ir en ayuda a los campesinos de la región que han resultado afectados por el ciclón.”

“Estos han sido en resumen, algunos de los aspectos más sobresalientes de la labor realizada por el Triunvirato a un mes de distancia de haber tomado posesión. Finalmente, la Dirección de Prensa del Palacio Nacional, no puede dejar de señalar, como prueba de que durante los 30 días de gobierno se han respetados las libertades ciudadanas, que a pesar de los desórdenes y manifestaciones callejeras provocadas por elementos se subversión instigados por agitadores comunistas, sólo hay que lamentar la muerte de un agente de la Policía Nacional, mientras éste cumplía con su deber de mantener el orden.”
Cabe preguntarse si la ADI estaría satisfecha con esta relación de las labores del Triunvirato que ellos instalaron.